top of page

Encuentra tu ikigai y fórrate

IKIGAI es un término japonés para describir la razón de ser o la razón de vivir de una persona. Según la cultura japonesa todos tenemos un ikigai, una razón de ser, un propósito en la vida o una actividad que nos hace muy felices, que se nos da bien y que al mismo tiempo contribuye a nuestra comunidad. Sin embargo, encontrarla no es tan sencillo como parece, no nos aparecerá como por arte de magia. Sino que requiere un trabajo de introspección y autoconocimiento previo. ¿La recompensa? Se asocia a menudo con: calidad de vida, felicidad y longevidad. Yo además añadiría bienestar económico, enseguida te explico porqué digo: Encuentra tu ikigai y fórrate.


Mujer japonesa

IKIGAI y la eterna juventud


Ei ikigai se asocia con longevidad. Ayer empecé a ver la docuserie de Netflix "Vivir 100 años: Los secretos de las zonas azules" la cual intenta desentrañar el porqué de la longevidad en las zonas azules, que son zonas en el mundo donde la gente vive más años que la media a nivel mundial. El caso es que el primer capitulo de la serie se sitúa en Okinawa, en Japón. Y se presenta el término ikigai como uno de los aspectos responsables de la longevidad en la población. Y es que los japoneses no conocen el retiro, siempre están ocupados. IKIGAI implica tener siempre una ocupación. Los ancianos ocupan su tiempo en coser, trabajar en el huerto o cocinar. Siempre están ocupados, pero ¡OJO! no confundamos el tener una razón para despertar todos los días con estar super ocupados, estresados, atareados, etc, como lo estamos en el mundo occidental. Esto no es IKIGAI, esto es estrés y el estrés inunda nuestro cuerpo con cortisol y por tanto disminuye nuestra esperanza de vida.


Lucha y crecimiento


Pese a que el concepto parece estar asociado a la paz y al sosiego. Los expertos en el tema afirman que el concepto de ikigai implica lucha, "el ser humano no necesita una existencia tranquila, sino un desafío por el que desplegar sus capacidades y luchar y crecer". Un constante ejercicio de autoconocimiento, pero también un deseo de tener nuevos retos para crecer.


Hacer un mundo mejor


Ikigai implica dotar de una razón de ser al individuo, y de esta manera paliar la carencia espiritual en la que parece que las cosas carecen de sentido. Sin embargo, su concepto no se entiende totalmente si no es en comunidad. Tu ikigai debe ser tu contribución a la comunidad donde vives y al mundo. Lo cual nos aporta sentido de trascendencia y hace que nuestro paso por el mundo no sea en vano.


Parece que el concepto lo tenemos más o menos claro, pero ¿cómo lo identifico?, ¿cuál es mi razón de ser?, ¿cuáles son mis talentos?, ¿para qué estoy aquí?, ¿cómo puedo dejar huella en este mundo?, ¿cómo puedo ayudar a los demás y de paso vivir de ello?


Pues bien, tu IKIGAI debe cumplir con los siguientes 4 aspectos:


1. Ikigai es aquello que me hace feliz, que amo, aquello que puedo hacer de forma constante sin cansarme, aquello en lo que pierdo la noción del tiempo.

2. También es aquello en lo que soy buena. Lo que reconozco que puedo hacer bien sin mucho esfuerzo.

3. Y por último debe ser mi aportación al mundo. El ikigai dota de sentido la vida del individuo, pero no se completa de no ser por su aportación a la comunidad, al mundo.


Estos son las tres características básicas que debe cumplir tu ikigai. Pero si además quieres vivir de ello, debemos añadir la cuarta.


4. La gente debe estar dispuesta a pagar por ello.

Este cuarto aspecto es muy importante, la gente debe valorar tu ikigai y estar dispuestos a pagar por él.


Con todo esto, parece que mi afirmación de que el ikigai trae consigo bienestar económico no tiene mucho sentido. Debo advertirte que esto es un razonamiento personal y te lo explico a continuación. Muchas emprendedoras que quieren empezar un negocio buscan fuera para configurar los fundamentos de su negocio: ¿qué necesita el mercado?, ¿qué se vendería mejor? ¿qué está de moda? desde mi punto de vista este planteamiento es erróneo. Y es la razón por la que tantas empresas cierran el primer año. Mi consejo es: NO busques fuera, busca dentro de ti. Haz una verdadera introspección para encontrar tu IKIGAI, cuando lo encuentres lo sabrás y ya no podrás vivir sin él. Y lo que es mejor, te las ingeniarás para poder vivir de ello. Por eso digo que encontrar el ikigai es sinónimo de forrarse. Una vez lo encuentras, la abundancia viene a ti.


Si te aferras a él y lo practicas con los años serás aún mejor, y si lo haces con toda la motivación y pasión del mundo seguramente encontrarás formas de sacarle un beneficio económico.


Si quieres conocer tu ikigai, te recomiendo que rellenes este esquema respondiendo a las preguntas. Las intersecciones entre 2 de ellas darán forma a tu: pasión, misión, vocación y profesión. Y la intersección entre todas será tu IKIGAI.


Esquema de Ikigai

Recuerda que si necesitas ayuda o tienes dudas puedes escribirme a mi correo estefaniacobo@gmail.com o encuentrame en Instagram como @estefaniacobocoach

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Opmerkingen


bottom of page